lunes, 26 de septiembre de 2011

"El Sindrome del Poder Adquirido"

El síndrome del poder adquirido es el comportamiento que se adquiere una vez se llega al poder por vías rebeldes. Todo revolucionario y/o socialista compulsivo que llega al poder de manera tumultuosa, acaba convirtiéndose inexorablemente en aquello por lo cual luchó y odió toda su vida.

Para luchar en contra del poder hay que acumular poder, porque no se puede derrotar las fuerzas poderosas si no es con una fuerza aun más poderosa, ya sea militar o moral.

El síndrome del poder adquirido se hizo patente en Cuba desde el mismo inicio del triunfo revolucionario. Una cosa eran las fuerzas rebeldes en su lucha para alcanzar las fauces del poder, y de una forma muy distinta se comportaron una vez tuvieron en sus manos aquello que tanto odiaron y en contra de lo cual lucharon.

El poder aparentemente es una enfermedad que ataca la memoria histórica, es una especie de fiebre mental que borra todo recuerdo altruista, compasivo y humano de la mente de los hombres. Es como una bacteria que hace que el poderoso olvide por completo las razones que lo llevaron al poder. Cuando le preguntaron a Emiliano Zapata y al General Villa si de alguna manera pretendían obtener la presidencia de México, lo dos dijeron que no, y cuando le preguntaron el por qué, respondieron “Porque no queremos convertirnos en aquello en contra de lo cual hemos luchado toda la vida”.

Existen dos únicas maneras de llegar al poder y no contagiarse con el síndrome del poder adquirido. Una es teniendo un corazón del tamaño de Villa y Zapata, y la otra es por medio de una democracia sólida como la de Estados Unidos.

No existe un solo caudillo o social político en la historia de la humanidad que a la hora de llegar al poder, no se haya convertido en aquello en contra de lo que tanto lucharon. La ambición, el egoísmo, el egocentrismo, el odio, la corrupción, el nepotismo y el narcisismo se hacen presentes de manera espontánea, como si una fiebre repentina los atacara y cambiara su razonamiento y comportamiento de repente.

Sin embargo, cuando el Síndrome de Poder Adquirido hace metástasis, puede convertirse en una epidemia política que alcanza a contaminar a la mayoría de los políticos de su entorno y puede llegar a ser pandémica.

La fiebre de la legitimidad compartida es aquel comportamiento de avestruz que adquieren todos los políticos del mundo al no querer ver el actuar abusivo y antihumano de los contaminados con el Síndrome de Poder Adquirido, de manera que es muy difícil siquiera diagnosticar la enfermedad.

Los pueblos, que son los que en verdad sufren las consecuencias de tal síndrome, se sienten defraudados, impotentes, aislados y ultimadamente abandonados a su mala suerte.

El gobierno cubano posee desde hace mucho tiempo este síndrome, sin embargo, aparentemente con el transcurso de los años, ha dejado de ser una enfermedad de las revueltas sociales y revoluciones para convertirse en una epidemia que se ha regado por todo el sur continente americano, y quien no posee aun el síndrome del poder adquirido, se contaminó con la fiebre de legitimidad compartida. Fiebre (dicho sea de paso) que ha cruzado el océano y ha contaminado a Europa y el viejo mundo.

Muchos gobernantes han adquirido el síndrome del poder adquirido, que a fuerza de longevidad en Cuba, ha mutado de manera que hasta en forma democrática se adquiere. Enfermos en sur y centro América con el Síndrome tenemos a Daniel Ortega de Nicaragua, Rafael Correa de Ecuador, Evo Morales, Bolivia y Hugo Chávez de Venezuela en fase terminar, pero aun ahí; los demás, en su gran mayoría están infestados con la fiebre de legitimidad compartida.

Lo bueno de este síndrome es que, aunque se hereda y es altamente nocivo, puede ser erradicado con una delicada cirugía social que tenga en cuenta (después de la intervención quirúrgica) que sólo se es inmune al síndrome del poder adquirido, en una sociedad donde el poder sea administrado por instituciones y no por caudillos y/o políticos sociales, por muy socialistas que digan ser.



Luís Alberto Ramírez. Katungo.

2 comentarios:

gilberto dijo...

Comentaria algo parecido a su articulo en el Blog de Zue Valdes..
Por que nuestro GRAN VECINo permite a los KKastros todas sus movidas politicas que parecen en contra de USA???....
Sera el regreso de CAPITALES a los bancos americanos???..sin producir NADA estamos haciendo dinero!!!.. con el dinero de otros!!!..
Que me puede decir sobre ESO???!!..o se necesita un BRAIN para explorar la pregunta!!!!...

Luis Alberto Ramírez dijo...

La alta politica tiene sus vías de hacer politica, algunas tan inexplicables que pareciera tonto tratar de explicarlo, sin embargo, nada hay tan oculto como lo que a la vista está. Todos los movimientos desestabilizadores en la región, estabilizan de alguna forma el poder de los EEUU. ¿Qué os parece?