martes, 8 de enero de 2008

"Por amor a la libertad"

Escribir un articulo como el que sigue puede ocasionar opiniones encontradas, mas en mi contra que a favor pero, no soy amigo del ego, ni del mío ni el de nadie, soy hijo de la realidad y hermano de la verdad, la defiendo y las defenderé aunque ello me cueste el odio de mi raza…porque alguien tiene que tener el valor de decir lo que no se quiere oír.

La gran marcha y boicot programada para el primero de Mayo del 2006 en Estados Unidos con motivo de exigir del congreso la aprobación de leyes beneficiosas para la inmigración ilegal residente en este país fue, desde mí punto de vista, una manera de mandar un mensaje equivocado a las autoridades americanas, en primer lugar, porque esta medida tomada en un día tan señalado para la nación americana no puede ser pura casualidad, los organizadores saben perfectamente que pasó en Chicago un día como este, y saben perfectamente de donde viene y quieres dieron vida a ese “Día internacional de los trabajadores”, no así el 98 por ciento de los participantes y convocados a ese boicot, y en segundo lugar, porque se están cometiendo errores garrafales que en lugar de instar al congreso a tomar buenas medidas, lo llevarán a hacer todo lo contrario.

Está bien exigir derechos, está bien que exijamos lo que nosotros creemos que nos deben como seres humanos; lo que no está bien es exigir con violencia ni con obligatoriedad que nos concedan un favor, es como “pedir limosnas con escopetas” Aquí todo el mundo pide derechos, los afro americanos exigen sus derechos, los hispanos exigen derechos, los emigrantes legales, los ilegales, a todos se les respetan los derechos, o por lo menos se exponen públicamente para el escrutinio nacional, ahora bien, ¿Quién reconoce los derechos de los norteamericanos? No, los “americanos” son malos, los vilipendian por doquier, les dicen sobrenombres, “gringos” “yumas” “imperialistas” todo el mundo los usa como pushing bag, sin embargo, todos quieren vivir en su país.

Si hiciéramos una superficial comparación entre el departamento de inmigración de Estados Unidos y el de México (Para poner solo un ejemplo porque son justamente los mejicanos los mas perjudicados con las leyes migratorias americanas) comprobaríamos que en México no conocen el derecho que tienen los seres humanos a emigrar, para México solo son los mejicanos quienes pueden exigirle a Estados Unidos que no deporten sus nacionales sin embargo, cruzar por territorio azteca para conseguir llegar la frontera del norte es mas difícil que cruzar descalzo los caminos del infierno.

Aparentemente la libertad que se respira en Estados Unidos da visos equivocados de libertinaje, tanto es así que hay quien quiere hasta combinar el idioma con otros, y lo han logrado, por ejemplo, en Miami ya casi no se habla ingles y han logrado que los documentos legales se emitan en tres idiomas, tanto ha sido la exigencia de los emigrantes, que en cualquier momento se deja de hablar ingles legalmente para declarar el spamglish como idioma oficial de la florida, es decir, nosotros venimos aquí, no para adaptarnos a la vida americana, sino, para adaptar a los americanos a nuestra vida. Ya hay por ahí alguien que está exigiendo el derecho que tienen los residentes legales al voto; ya casi no quedan americanos en Miami, los hemos votado del sur de la florida, aun así nos quejamos de los americanos, aun en esas circunstancias los exprimimos mas. ¡Bastante buenos son los americanos! en lugar de criticarlos tanto, de exigirles tanto, debíamos estarles profundamente agradecidos, no solo por abrirnos sus brazos y darnos un pedacito de su tierra, sino, también por considerarnos americanos con solo vivir en su país legalmente cinco años.

Un emigrante ilegal tiene muchos desafíos en este país, desafíos que van desde encontrar un trabajo digno, hasta lograr el sueño de todo ser libre, es una batalla gigantesca, sin embargo, las herramientas están ahí, existen muchas maneras de buscar la legalidad en este país sin llegar a la violencia, existen muchas leyes que protegen a los emigrantes, incluso a los ilegales, pero no, es mas fácil hacerle caso a los izquierdistas, a los pusilánimes y montarnos en la caravana de la desobediencia civil, de manera que con mucha bulla, pancartas con figuras del Che y banderas de todas las nacionalidades, los americanos se atemoricen y dejen a un lado su seguridad, la seguridad nacional, para dar cabida a todo el mundo en su territorio sin tanto requisito y con toda la libertad que exijamos.

Pues aparentemente estamos equivocados, no solo porque se están haciendo las cosas mal, sino, porque el mensaje es totalmente erróneo pero, donde ya acabamos de ponerle la tapa al pomo fue en la versión en español del himno nacional americano ¿Quién nos creemos nosotros que somos para venir a este país y cambiar su himno, quemar su bandera y blasfemar sobre sus próceres? No, no, no, me parece que ese es el colmo, el himno nacional americano en español, nada de spanglish, ¡español! ¿A quien se le ocurrió esa barbaridad? Los que inventaron eso no se dan cuenta que si los americanos aceptan eso, ahorita tendrán que aceptar que las estrellas de la bandera sean cambiadas por bananas o chiles, y el águila del escudo sea sustituida por un burro trotando la izquierda, es lógico pues de hecho que acepten también convertir a La Casa Blanca en un club social.

Yo, personalmente no estoy de acuerdo con la muralla fronteriza, me parece algo del pasado, algo aberrante, tampoco estoy de acuerdo en perseguir y dar captura como a brujas a los indocumentados. Estoy mas bien convencido de que el congreso halle una solución a la problemática de la inmigración ilegal, creo que se debía llegar a un consenso donde se puedan quedar en este país personas honorables que hayan aportado algo a Estados Unidos, y en lo adelante ser mas cuidadosos con nuestra cerca, es decir, “borrón y cuenta nueva” pero de ahí, a tomar el rábano por las hojas y exigir con violencia un favor de las autoridades americanas va un tramo muy grande.

¡Este es un país de emigrantes! Vociferan muchos, y los americanos dirán ¡so! ¿Y cual no? Todos los países fueron fundados por emigrantes, pero los emigrantes que fundaron esta nación no llegaron ayer, llagaron hace muchos años, no los padres solo de Estados Unidos son emigrantes, sino, los que colmaron las praderas del continente americano en su totalidad después de la era glacial fueron emigrantes, hombres prehistóricos que cruzaron desde Europa por lo que es ahora el mar de Bering detrás de los Mamut y búfalos y se quedaron en este continente para poblarlo y convertirlo en lo que es en la actualidad, esos también fueron emigrantes, sin embargo, eso no le da el derecho a nadie usar la violencia para pedir un favor. Si los americanos nos quieren dejar aquí les agradecemos el favor profundamente, sino, también su derecho tienen.

Luis Alberto Ramírez. Miami.

1 comentario:

mi despertar dijo...

Muy interesante tu blog.lo encontré a través del Nuevo Herald,Soy blogger de ese periódico
Abrazos desde miami