viernes, 14 de diciembre de 2007

"La doble cara"

Las brigadas de respuesta rápida o turbas progubernamentales cubanas al estilo fascista mas clásico tienen la manera de ser detenidas, no precisamente por el régimen de Fidel Castro que es quien las crea, manipula e insita a cometer los actos barbáricos a que están acostumbradas, sino simplemente por una decisión muy fácil de la Oficina de Intereses de Estados Unidos en La Habana.

Desgraciadamente, después de 46 años de tiranía en Cuba los cubanos han construido alrededor de su existencia una especie de caparazón que protege de una manera muy sutil su forma de sobre vivencia, este caparazón es el escudo que los hace pasar inadvertidos a los ojos de la tiranía. Para poder vivir en Cuba de forma humana los cubanos tienen que precisar de dos cosas muy elementales, la primera es un subsidio económico procedente del extranjero o en su defecto una vía de resolver (robar) internamente sin que las autoridades lo castiguen por ello. La mayoría de los cubanos, para no decir la totalidad, tienen una fuente alternativa de sustento, para ello hace falta una coraza social muy fuerte de manera que por esto no se sufra la injusta furia del régimen; el bodeguero resuelve con la cuota del consumidor, igualmente el carnicero, el panadero etc. De modo que mientras mas confundamos al régimen con nuestro comportamiento social, más gorda tiene la vista la tiranía. En Cuba existen dos tipos de mecanismos económicos importantes, el primero es el servicio en la maquinaria turística y el segundo es la importación y almacenaje de vienes de consumo, básicamente no existe otra rama económica mas importante para la sobre vivencia del cubano, de manera que estar vinculado a estos empleos garantiza una vida mas llevadera para la sociedad, esto lo sabe el gobierno y astutamente usa estos dos renglones de la economía cubana como carta de triunfo, conseguir un empleo en esta rama es un premio, mas mantenerlo, una verdadera batalla, es ahí donde la sociedad tiene que usar su coraza social, y el Estado su coartada perfecta.

Sin embargo, sobre todo este engranaje social, político y gubernamentalmente chantajista, existe otra vía que es la culminación de toda una larga vida de luchas sociales y falsa existencia, esta vía premia a los cubanos de una manera contundentemente practica; es justamente la lotería de visas de Estados Unidos (el bombo) una balsa legal, o simplemente la manera de abandonar territorio nacional, esta es la esperanza de todo cubano, incluso de muchos que están en la misma cima del poder, si con ellos pudieran sacar del país a todos sus familiares allegados, con toda seguridad abandonarían el barco, es mas, muchos lo han hecho aun pagando el precio de dejar atrás sus hijos, esposas y padres.

Simplemente la esperanza de Cuba se ha convertido en el escape, no existe otra salida mas segura para los cubanos que abandonar territorio nacional, de forma que si quitásemos esa esperanza del pensamiento nacional en represalia a su comportamiento social, otro serían los resultados. De manera que, la oficina de Intereses de Estados Unidos en La Habana debe crear un mecanismo para prohibir la entrada a este país de cualquier nacional cubano que de manera inmoral cometa actos de repudio. Existe un acápite en la nueva ley para la democracia en Cuba que prohíbe la entrada a Estados Unidos de un alto funcionario cubano con pasado dudoso pero no está en el espíritu practico de la ley, es decir, cualquier cubano que toque tierra americana es elegible para obtener visa en este país, también lo es quien por la vía de la lotería nacional de visas sea agraciado, sin embargo, para hacer cumplir el reglamento de la ley no existe un mecanismo apropiado, de manera que cualquier ciudadano cubano, castrista, brigadista o espía tiene todo el derecho de obtener una visa de estrada a este país y por consiguiente el otorgamiento de la residencia permanente una vez resida en territorio americano por espacio de un año. Pero esto puede acabarse muy fácilmente, por lo menos quitarle el derecho de emigrar de Cuba a los descarados que se prestan a hacerles mítines de repudio a sus compatriotas. La oficina de interese debe tener un archivo con los expedientes y fotografías de todos estos porristas de manera que cuando se ganen el “bombo” se les confronte en la entrevista para que expliquen su pasado comportamiento, esto no solo evitaría que salgan las ratas del barco sino, que evitaría al mismo tiempo que en el futuro un esperanzado por problemas de doble moral se preste para actos de respuesta rápida, esto debe darlo a conocer la Oficina de Intereses para que todos los cubanos lo sepan y se atengan a las consecuencias. Así y solo de esa forma se acabarían en Cuba las brigadas de respuesta rápida y de paso…con la doble cara.

Luís Alberto Ramírez - Miami

1 comentario:

mi despertar dijo...

Me gusta como escribes...mi blog....si quieres..puedes visitarlo
te dejo saludos desde kendalll