domingo, 2 de marzo de 2008

"Aves de rapiñas"

No se sabe por qué los pueblos aun confían en las religiones; no es menos cierto que la religión es la balanza entre el bien y el mal pero, a qué precio. Desde los tiempos antiguos las religiones lo único que han logrado es aumentar su opulencia e influencias en todas las esferas de la vida humana en grados superlativos, algunas son tan influyentes que han logrado dar a entender a una gran parte de la humanidad que son las religiones las únicas entidades con el derecho de determinar que piensa Dios, como actúa y cuales son sus deseos. Para lograr esta confusión las religiones han llegado a extremos tan abominables que algunos filósofos han llegado a confundir religión con anticristo, algunos han llegado a la conclusión que el anticristo no está por llegar sino, que siempre ha estado junto a la humanidad en el mismísimo espíritu de las religiones.

Me gustaría hablar de la Iglesia católica como institución, apartándome algo de la doctrina como tal, que para mi no ha sido mas que un vehiculo para poder mantener su influencia y su gran poder por mas de dos mil años. Muchas han sido las intrigas, los secretos y las presiones por las cuales se ha valido la Iglesia para poder construir el gran tinglado en el cual se erige. Cuentos como las fantasías de la Biblia, intrigas como las que usaban los inquisidores, secretos fantásticos como el manto de Turín, el Santo Grial, el arca de la alianza e historias anoveladas como los caballeros templarios etc. Todo un conjunto enorme de intrigas negociadas con el único propósito de lograr su vital objetivo, ¡subsistir! Actualmente la Iglesia católica no tiene base de subsistencia, la ciencia y los adelantos del hombre le han serruchado el piso, sin embargo, contra viento y marea la Iglesia católica usa todas las bajas pasiones del hombre para seguir exprimiendo el cerebro de la humanidad. Cabe en esta coyuntura histórica preguntarse: ¿Cuáles son los motivos por los cuales el Cardenal Bertone, segundo en la jerarquía católica a nivel mundial, va a Cuba, un país que vive en dictadura hace casi cincuenta años justamente en los días donde los tiranos hacen formalmente y familiarmente cambio de cetro?

Parece mentira, mas mentira que esas fantasías de las cuales se nutre la Iglesia para confundir a la humanidad, que el Cardenal de marras se haya olvidado de todos los desmanes que han sufrido sus fieles, sacerdotes y jerarquía católica cubana en Cuba a manos de esos mismos que hoy el Papa, Bertone y la Iglesia en general parecen venerar aun mas que al propio Jesús.

Yo creo en Dios, entiendo que Jesús es su hijo, también entiendo que se sacrificó a favor de nosotros, pero no puedo entender de ninguna forma el comportamiento de una Iglesia la cual en su nombre asume posturas que muy bien podría deshonrar a Jesús y al mismísimo Dios. Es que acaso Bertone no sabe nada del Covadonga, de Monseñor Pérez Cerante, de los cientos de cubanos que murieron frente al paredón de fusilamiento gritando ¡Viva Cristo Rey! … ¿Que le pasa a la Iglesia, a Benedicto y al cara de caballo ese que mandaron a Cuba para bendecir la sucesión castrista?

Es verdad que yo me eduqué en un País donde el materialismo forma parte de la doctrina educativa nacional, yo crecí escuchando decir que Jesús había sido el primer comunista, que Dios no existe y que los curas son una partida de homosexuales, proxenetas y mentirosos…Desde siempre a los cubanos educados dentro de la revolución nos hablaron mal de la Iglesia, del Papa y de todos los curas y su doctrina, no fue hasta el viaje de Juan Pablo II a Cuba que cambió un poco esa imagen en la población cubana. Los cubanos encontraron con la presencia del Santo Padre en la Isla una vía de escape, unos cuantos días con derecho a expresarse, con derecho a congregarse en grandes cantidades y aplaudir a alguien que no fuera el Dictador, sin embargo, aparentemente la jerarquía católica confundió el comportamiento nacional y creyó que el desgobierno de Cuba era laico y ha comenzado una carrera ideológica de acercamiento a la dictadura con los ojos cerrados, sin ver lo malo que hacen los castristas, solo viendo lo que pueda perjudicarle a los Castro y por carambola a ellos. Bertone pide la liberación de los cinco ( para ellos héroes) mas que eso, pide un intercambio entre los cinco espías cubanos acusados en Estados Unidos de espionaje y conspiración para cometer asesinatos por el de los inocentes disidentes cubanos encancelados por la tiranía cubana por el delito de pensar. Este Cardenal le da el espaldarazo a los Castro no solo en la sucesión sino, que ayuda a la dictadura en su estrategia de confusión mundial, ayuda a que las gente en verdad crean que el conflicto de los Castro no es entre ellos y el pueblo sino, entre Cuba y los Estados Unidos… ¿Qué le pasa a Bertone, ese tipo está loco o es un apologista de la dictadura cubana?

También dice que el “bloqueo” es éticamente inmoral, el de Estados Unidos a la tiranía, pero, ¿y el bloqueo de los hermanos Castro en contra de los cubanos, la segregación turística, la explotación laboral, la falta de derechos políticos, la falta de libertad de expresión, asociación y sindicalización libre…qué cosa es eso, éticamente inmoral también? Si es así, y todos saben que es así ¿Por qué entonces también no lo dices papagayo con sotana?

Debí hacerte una carta privada, con cordura, respeto y llamándolo Monseñor, su eminencia y todas esas palabras bonitas a las cuales están acostumbrados los hipócritas como Ud, pero no me da la gana, le hago esta carta abierta para que todos la lean, para que el mundo sepa quienes en verdad son ustedes. Ustedes si son ciertamente lo que decía Jesús en el Sermón del monte, son la verdadera sal de esta tierra... léelo tiñosa negra y roja para que sepas de una buena ves quien tiene la verdad y la puedas aplicar.

Luís Alberto Ramírez Miami