lunes, 31 de marzo de 2008

"Te llamo pa'tras"

Un nuevo vocablo aparecerá próximamente en el léxico de los cubanos “te llamo pa’tras” y es que los cubanos somos aquel tipo de personas que se nos pega muy rápido lo moderno, y si ese modernismo trae aires del norte mejor todavía.

 Desde los principios de la revolución cubana el régimen ha visto en el desarrollo individual de los cubanos un obstáculo al control gubernamental y es por ello que todos los desarrollos individuales del mundo civilizado han tardado tanto en llegar a Cuba. Stalin decía que los pueblos se controlan igual que a una gallina, solo tienes que quitarle las plumas, y ha sido justamente así en Cuba, los cubanos se quedaron sin plumas desde el mismo día que Fidel tomó las riendas del poder, no solo se quedaron sin plumas, también se quedaron sin el derecho a cacarear.

 Raúl Castro se acaba de dar cuenta ahora que le pasaron el cetro que en Cuba hay demasiadas prohibiciones, ahora se da cuenta que los campos están infestados de marabú, que el 20 por ciento de la población activa laboral no quiere trabajar, que a los niños le quitan la leche a los siete años y de la necesidad de hacer cambios “estructurales”. Nada de esto es nuevo para Raúl porque él sabe que todo eso es la base que los ha mantenido en el poder por ya casi cincuenta años. No puede hacer cambios ni los hará.

 La gente está a la expectativa, que si va a poner una sola moneda, que si va a permitir acceso a la Internet, privatizar la economía. Nada de eso puede ser posible si quiere mantener las riendas del poder porque eso sería como permitir que le salgan nuevas plumas a la gallina y darle el derecho a cacarear, si eso lo permitiera Raúl entonces el axioma de Stalin le cavaría su tumba y el pellejo de él y toda su camarilla se cotizaría en el mercado interno a menos de una fracción de centavo el metro.

 Los cubanos se han convertido en depredadores de bienes  de consumo que no producen. La producción en Cuba ocupa un tercer o cuarto plano de la cotidianeidad nacional y para el gobierno producir es solo sinónimo de control. Nada en Cuba está por encima del control gubernamental, la doctrina política, la represión y la inoculación del miedo, son estas prioridades para el Estado, luego entonces todo lo que se contraponga a ese principio es tabú. La producción  traería bonanza y la bonanza se interpone entre el poder y el pueblo.

 Para darles la sensación a los cubanos de que Cuba va camino a algo mejor Fidel ha inventado infinidades de cuentos y todo paradójicamente en detrimento del Pueblo ¿Quién ha visto en el mundo, incluso en el más cerrado de los mundos, un gobernante exhibiendo como un logro de su gobierno la venta de un artículo de cocina? Eso solo se ve en Cuba, y no es por gusto ni por mediocridad del gobierno, es para dar una sensación de desarrollo, eso es común en la historia política de la humanidad, los dictadores son a los únicos que se le ocurre la inauguración de cualquier construcción o la apertura de una fabrica, cosas estas que en cualquier parte del mundo le correspondería a un alcalde  o funcionario regional, sin embargo, hacer una fiesta internacional de cualquiera de estas simplicidades crea un ambiente de desarrollo y una expectativa apetecida y vital para las dictaduras.

 El ejemplo está ahora mismo en Cuba. Raúl ha hecho unos sencillos cambios aduanales, de consumo nacional y ha anunciado otros, todos sencillos, sin embargo, la sensación que ha dado ha sido abismal, hasta la mismísima Unión Europea ha mandado una delegación a Cuba y está estudiando el levantamiento de las pírricas sanciones que de hecho ya estaban congeladas, ¿y eso por qué? bueno porque ya los cubanos pueden comprar hornos de micro hondas, televisión, computadoras y como último avance del desarrollo revolucionario, tienen el derecho a tener teléfonos móvil . Después que ya el teléfono móvil es mas normal en el mundo que fumarse un cigarrillo, resulta que en Cuba es un logro de la revolución, una apertura.

 Se ve así, y así quieren que se vea, en principio el objetivo se cumple, ahora vamos al fondo. ¿Cuánto vale un teléfono celular en Cuba? ¿Cuánto hay que pagar por la mensualidad? ¿Cuánto es el salario promedio de un cubano mensualmente? Un teléfono celular vale no menos de doscientos CUC $ 240 dólares, la mensualidad del servicio prepagado, 110 CUC $ 122 dólares, y el salario promedio del trabajador es de $17 dólares al mes ¿cómo pueden disfrutar los cubanos de los logros raulistas y de las supuestas aperturas con estas disyuntivas?

 Pocos cubanos disfrutarán de la apertura raulista, los de siempre, los que tienen fe (familiar en el extranjero) los demás que los parta un rayo, sin el derecho siquiera a decir “te llamo pa’tras”.

 

Luís Alberto Ramírez.  Miami.

1 comentario:

Grogal dijo...

SECURITY CENTER: See Please Here