domingo, 5 de octubre de 2008

"El óbito de un sistema"

"Cuando los deseos de la muerte se ponen al descubierto, ni las mas fuertes influencias del Demonio son suficientes"

En mi último viaje a Cuba pude comprobar que el sistema imperante allí es un milagro del equilibrio político. Aquel gobierno sigue en pié mas que por la férrea política totalitaria del sistema, por la apatía política del pueblo, allí nada funciona correctamente y no es simplemente porque el gobierno es inútil sino, porque a nadie le importa. A nadie le importa ni incomoda que la infraestructura habitacional nacional sea un desastre y vaya en vía de extinción, que las carreteras, calles y avenidas estén en pleno desastre, que no haya libertades de locomoción, de expresión, o de cualquier tipo, en Cuba la gente vive solamente para la comida, todo el diario andar desemboca en lo que se va a cenar al otro día.

Los cubanos son completamente parasitarios, La Habana (por ejemplo) es un loco mar de gentes en movimiento constante buscando como hormigas algo que llevarse a la boca. El gobierno hace como que le paga al pueblo por trabajar, y el pueblo se hace el que trabaja para que el gobierno le pague, en consecuencia Cuba tiene un cáncer terminar. La partida de viejos seniles que gobiernan el País saben que ellos son la última carta de la baraja política nacional, Raúl se dio cuanta de ello e hizo lo correcto al desafiar a Fidel Castro con respecto a su proclama del día 31 de Julio del 2006. Fidel ordenó como sustitutos de él con carácter provisional a dos personas relativamente jóvenes, Carlos Lage y Felipe Pérez Roque y Raúl las sustituyó al momento por viejos cagalitrosos comprometidos hasta el cuello con sus gestión “revolucionaria” en Cuba no dirige seriamente ningún tentáculo de la esfera gubernamental alguien que no sea históricamente correcto, una vez la partida de dirigentes octogenarios cubanos pasen a mejor vida, aquello se viene abajo como cualquier castillo de naipes.

Veámoslo de forma práctica ¿Qué hiciera cualquiera en la posición de Raúl y de todos los viejos seniles que gobiernan ahora Cuba? ¡Lo mismo que están haciendo ellos! No hay otra alternativa. Cuba es un País con un cáncer político que hizo metástasis en todas las esferas de la nación, de hecho el patriotismo, el nacionalismo y el chovinismo, orgullo de cualquier nacional de un país cualquiera es para el cubano algo cursi, trasnochado, incomodo; cualquier cubano se siente en Cuba mas orgulloso de ser extranjero que nacional, a nadie le importa Cuba, todos quieren irse o en su defecto, comer. El gobierno sabe que la apatía nacional es lo que lo mantiene en pié y es por eso que deja que las cosas pasen, no se preocupan por revueltas nacionales porque saben que en cuanto la gente tenga la mente entretenida en buscarse el pan de cada día no van exigir del gobierno nada.

Solo hay que darse una vuelta por Cuba y observar cuidadosamente el quehacer nacional para darse cuenta de lo que sucede allí. El gobierno explota descaradamente los recursos nacionales y el pueblo como zombis trata de sobrevivir ignorando completamente lo que sucede a su alrededor. La extorsión gubernamental es descarada, a ellos no les importa fabricar un hotel de cinco estrellas sin escatimar recursos con todas las comodidades capitalistas en una esquina, mientras que en la otra se cae un edificio a pedazos y decenas de familias tienen que hacinarse en casa de algún familiar o en un apestoso albergue; no les importa que Cuba se caiga a pedazos mientras ellos hacen mucho dinero levantando emporios capitalistas. ¿Por qué tanto egoísmo? Bueno, no es egoísmo, es pragmatismo, “el dinero nunca sobra” como dicen los capitalistas.

¿Qué puede hacer Raúl Castro que no sea lo que está haciendo? Creo que nada ¿Liberar a los presos políticos? No, eso hizo el Dictador Batista con ellos y por eso están donde están ¿Permitir libertad de prensa, asociación y movimiento? No, de hacerlo la tira de pellejo de todos ellos se cotizaría en la plaza del mercado a dos centavos el metro cuadrado.

Algo de eso pretendió hacer al principio de su gestión, pero ni corto ni perezoso dio marcha atrás a tan garrafal error. Mandó al canciller cubano a la ONU a firmar un tratado de derechos humanos y libertades civiles ¿lo cumplió? No puede. Permitió que los cubanos tengan telefonía móvil libremente ¿es común tener un móvil en Cuba? No. Permitió el libre acceso a los ordenadores ¿es legal tener acceso a Internet dentro de Cuba? No. Pidió al pueblo ser mas críticos con la gestión gubernamental en asambleas populares ¿se puede criticar al gobierno públicamente? No. Prohibió la practica discriminatoria que existía en hoteles y restaurantes antes de su gestión gubernamental ¿tiene acceso económico un cubano para entrar en los hoteles e infraestructura turística nacional? No…y de thacerlo es investigado hasta la saciedad por motivos de enriquecimiento ilícito. De hecho la idea de formar esta enorme cortina de humo fue confundir a la ingenua política europea para que levantara las sanciones económicas y de hecho lo logró, al punto que hace unos pocos días el mismo canciller alemán Gerhard Schröder elogió los avances cubanos en materia de libertades.

Lo de Raúl en Cuba es un ardid gubernamental para hacerse el que está llevando a cabo un seguimiento a la histórica política revolucionaria para de hecho mantener a flote esa moribunda revolución, el objetivo es ganar la mayor cantidad de tiempo posible, mientras no suceda un imponderable todo seguirá igual. Ahora, deben tener los dedos cruzados, porque si el imponderable llaga a ser las consecuencias del paso de los huracanes Ike y Gustav por Cuba dentro de poco el senil gobierno de Cuba entra en coma.

Muchas gracias.

Luís Alberto Ramírez - Miami

1 comentario:

jose gonzalez dijo...

Luis,tu ultimo articulo es uno de los mas realistas que he leido ultimamente,simple y profundo a la vez....

saludos